ENTIDADES COLABORADORAS

Para los colegiados...

Obtén nuevas funcionalidades iniciando sesión con tu cuenta de colegiado. Descubre todas las ventajas

La profesión en la actualidad

Para comprender el presente de nuestra profesión y lo que posiblemente nos depare su futuro, debemos volver la vista al pasado y comprobar cómo desde sus inicios, hace ya más de 150 años, el ingeniero industrial ha sido capaz de adaptarse a la realidad de cada momento.

 

Hoy en día nuestra profesión goza de una gran reputación, lo que tiene que ver, sin duda alguna, con la importante contribución que ha realizado al desarrollo tecnológico en un sinfín de áreas: energía, robótica, infraestructuras, materiales, medio ambiente, organización industrial, urbanismo, telecomunicaciones, mecánica, transportes, química, gestión de procesos, gestión de empresas, calidad y un largo etcétera.

 

Esta inestimable aportación al progreso, que ha conformado nuestra sociedad tal y como la conocemos en la actualidad, se debe a que desde que se creara la titulación Ingeniería Industrial (Real decreto de 4 de septiembre de 1850), sus profesionales han adaptado su perfil académico a las necesidades que demandaba el desarrollo tecnológico. Los planes de estudio se han modificado constantemente atendiendo a los grandes cambios que la tecnología y la ciencia nos han deparado durante el último siglo y medio, y esta circunstancia nos ha permitido estar presentes en la vanguardia del desarrollo industrial, la innovación, la investigación y los servicios.

 

Son muchos los avances que ha experimentado la sociedad desde mediados del siglo XIX. En gran parte de ellos ha estado presente el ingeniero industrial, implantando técnicas de gestión y control de la producción, asumiendo funciones de dirección empresarial, dedicándose a la investigación y la formación, etc.

 

 

La formación del ingeniero industrial, su gran aliada

 

El papel destacado que ha adoptado la Ingeniería Industrial en la sociedad tiene mucho que ver con el carácter pluridisciplinar de su titulación, cuyo punto de partida lo conforman las ciencias experimentales, especialmente la Física, la Química y las Matemáticas, y que posteriormente se completa con una sólida formación científico tecnológica de carácter generalista y con unos conocimientos específicos en función de la especialidad escogida.

 

 

Actualmente, y como consecuencia de la implantación del Plan Bolonia, que ha supuesto la adaptación de nuestras titulaciones al Espacio Europeo de Educación Superior con el objetivo de unificar criterios, la titulación de Ingeniería Industrial ha encontrado su equivalencia en el nuevo Grado en Ingeniería en Tecnologías Industriales, que debe ser complementado con el Máster Universitario en Ingeniería Industrial. Puedes encontrar toda la información académica sobre la carrera, especializaciones, salidas laborales, etc. en la web de la Universitat Politècnica de València www.yoingeniero.com

 

Pero si algo no se ha modificado en absoluto es que, antes y ahora, el ingeniero industrial es un profesional que sale de la universidad perfectamente preparado para amoldarse a los cambios tecnológicos que la sociedad experimenta e incluso para ser el artífice de los mismos. Es por ello que nuestra titulación goza de un gran número de salidas profesionales en infinidad de sectores.

 

El carácter pluridisciplinar de sus estudios es el que ha permitido y seguirá permitiendo al ingeniero industrial adaptarse a cualquier sector empresarial, crear y desarrollar sistemas complejos en los que intervienen distintas disciplinas o encontrar soluciones y aplicarlas a cada problema, haciendo gala de un gran ingenio.

 

Su capacidad de innovación, de desarrollo tecnológico, de investigación y, sin duda alguna, su carácter polivalente y generalista han sido y seguirán siendo sus grandes valores, reconocidos mundialmente por otras universidades e instituciones extranjeras.